Cinco preguntas clave que hay que hacerse antes de cambiar de banco

Cinco preguntas clave que hay que hacerse antes de cambiar de banco

Serle fiel a un banco puede salir muy caro. Desde 2019, la mayoría ha subido sus comisiones y muchos de los clientes que se han visto perjudicados llevaban años trabajando con su entidad.

Dejar de pagar comisiones es unas de las principales razones de los españoles para cambiar de banco. Es una de las conclusiones a las que llegó el comparador de productos financieros HelpMyCash.com tras preguntarle a más de mil consumidores qué motivos les llevarían a abandonar su entidad en 2021.

Cambiar de banco es fácil, sobre todo si la vinculación que se mantiene con la entidad actual se basa en el mantenimiento de una cuenta corriente y de un par de tarjetas. Incluso los clientes que no tienen ingresos regulares o que quieren contratar una segunda cuenta sin vinculación pueden abrir una en un banco sin comisiones y sin nómina y no pagar gastos de mantenimiento. Pero para asegurarse de que el cambio es rentable, antes de sustituir una entidad por otra vale la pena hacerse cinco preguntas.

Si se quiere escapar de las comisiones, la primera pregunta que habría que hacerse es si la nueva cuenta es gratuita. Para averiguarlo, se puede revisar la información precontractual, el contrato o el libro de tarifas de la entidad o preguntarle directamente al servicio de atención al cliente. Hablando de comisiones, también conviene preguntar si la emisión de transferencias SEPA tiene coste.

La mayoría de las entidades, incluso los bancos de toda la vida, comercializan cuentas digitales sin comisiones, por lo que debería resultar sencillo encontrar una. Algunas, incluso, sin obligación de domiciliar ingresos. Por ejemplo, más de un millón de clientes ya han contratado la Cuenta Online sin comisiones de BBVA para nuevos usuarios, que permite llevar a cabo toda la operativa del día a día gratis y sin necesidad de domiciliar la nómina. Banco Santander comercializa una cuenta similar, la Cuenta Online, y CaixaBank ofrece una cuenta móvil bajo la marca imagin para clientes nuevos o actuales del banco exenta de comisiones y de condiciones.

Los bancos suelen entregar una tarjeta a los clientes que contratan una cuenta corriente. Las cuentas sin nómina suelen incluir una de débito, mientras que si se domicilian los ingresos es probable que el banco envíe al cliente también una de crédito. Pero ¿cuánto cuesta una tarjeta? Según un análisis de HelpMycash, los principales bancos pueden llegar a cobrar más de 30 euros anuales por la de débito y más de 40 por la de crédito. Por ello, antes de contratar una cuenta es importante comprobar que la tarjeta no tiene cuotas de emisión ni de mantenimiento.

ING, por ejemplo, no cobra comisiones de mantenimiento por la Cuenta Nómina ni tampoco por las tarjetas de crédito y de débito, con la que se puede sacar dinero en más de 50.000 cajeros españoles gratis. Para contratarla hay que domiciliar una nómina, pensión o paro de cualquier importe o recibir transferencias desde otro banco de al menos 700 euros al mes.

Los principales bancos de España tienen miles de cajeros. CaixaBank, tras la fusión con Bankia, tiene una red de más de 13.000 terminales. El Santander dispone de más de 7.000 y BBVA cuenta con más de 4.500 máquinas. Otras entidades, en cambio, no tienen ni un solo cajero con su logo o disponen de una red muy reducida. Sin embargo, cuentan con acuerdos con otras entidades para que sus clientes puedan sacar dinero gratis o, directamente, no trasladan a sus clientes las comisiones que les cobran los propietarios de los cajeros. Antes de cambiar de banco es importante comprobar de qué cajeros se podrá sacar dinero gratis y, sobre todo, si estos están cerca del domicilio o del lugar de trabajo.

Banco Mediolanum, por ejemplo, permite sacar dinero gratis a débito en cualquier cajero cuatro veces al mes siempre y cuando se retiren al menos 100 euros en cada transacción y la comisión que le traslade el propietario del cajero no supere los tres euros. N26, por su parte, da la posibilidad de realizar tres reintegros al mes gratis en toda la eurozona a los titulares de su cuenta sin comisiones.

Un punto clave es averiguar qué condiciones exige el banco para no pagar comisiones y disfrutar de todos los requisitos de la cuenta. Algunas cuentas, por ejemplo, solo pueden contratarse por Internet y otras están reservadas únicamente para nuevos clientes. Hay bancos que tienen una política de cero comisiones para todos sus clientes, mientras que otros no cobran si se domicilia una nómina y se cumplen otros requisitos adicionales como usar un mínimo de veces una tarjeta de crédito. No cumplir las condiciones de una cuenta puede salir muy caro, ya que algunos bancos penalizan con comisiones de más de 200 euros a los que incumplen sus requisitos, afirman fuentes de HelpMyCash.

Aquellos clientes acostumbrados a enviar dinero por Bizum o a realizar transferencias inmediatas, deberán asegurarse de que el nuevo banco permiten llevar a cabo estas operaciones. Los que paguen habitualmente con su smartphone, tendrán que comprobar con qué wallets trabaja el banco y los que estén acostumbrados a operar a través del ordenador, deberán verificar que la cuenta que van a contratar no se gestiona únicamente a través de una app.

Deja una respuesta