Paseo del Real Madrid ante el Sheriff y billete para octavos ya en el bolsillo

Paseo del Real Madrid ante el Sheriff y billete para octavos ya en el bolsillo

Concentrado, serio y con ganas de resolver el partido cuanto antes. Así salió el Real Madrid en su visita a Transnitria, con la lección aprendida de lo sucedido hace casi dos meses, cuando el modestísimo Sheriff le ganó en el Santiago Bernabéu en una de las derrotas más sonrojantes de la historia del club blanco. Y con esa actitud, no hubo color, el conjunto madridista resolvió el partido por la vía rápida para sellar su billete para los octavos de final y jugarse la primera plaza en la última jornada ante el Inter en casa, donde un empate será suficiente para lograr el liderato del Grupo D.

Comenzó con ímpetú el equipo de Tiraspol, pero el Madrid no estaba ni para bromas ni para sustos y pronto se hizo con el mando del choque y generó buenas ocasiones. Benzema vio como le anulaban un gol –no parecía ir bien su día– por fuera de juego, y Rodrygo acarició el tanto en un remate tras una jugada en la que Carvajal ganó la línea de fondo, pero Athanasiadis se lució.

Un cabezazo de Karim que se fue alto fue el siguiente avisó antes de que llegará el tanto. Alaba lanzó una falta al borde del área y la mala colocación de la barrera del Sheriff hizo el resto: gol del austriaco.

No bajó el ritmo con el tanto el Real Madrid, que quería cerrar cuanto antes la victoria y la clasificación. Un centro de Mendy, también tras ganar la cal, lo remató Carvajal de volea ligeramente alta, y justo antes del descanso, llegó la delicatessen de Toni Kroos. El alemán recibió en la frontal y con el interior, acarició el balón, que golpeó en el larguero, botó dentro de la meta y salió. Golazo de bandera.

No hubo relajación tras el descanso, con el Madrid pisando el acelerador, buscando más hasta que llegó el tercero. Mendy encontró a Benzema al borde del área y su remate, ajustado, puso el tercero. Algo de consuelo para el delantero francés, que había vivido un día muy complicado por su condena.

El partido estaba ya totalmente decidido, por mucho que Dulanto acariciara el gol en un gran cabezazo, y Ancelotti comenzó a dar algunos descansos ante el maratón de partidos que le espera a los blancos. Salieron del campo Mendy, Alaba y Carvajal, aunque el italiano insistió en mantener todo el partido a jugadores con muchos minutos como Kroos,Modric, Casemiro, Vini o Benzema.

El tramo final fue un mero trámite, con Asensio acariciando el gol en un par de ocasiones, aunque sus compañeros parecían tener ya en la cabeza el partido ante el Sevilla de este domingo.

Deja una respuesta